AUMENTA TU CONCENTRACIÓN AL TRABAJAR DESDE CASA

Los sucesos que vivimos en la actualidad, ha implicado para muchos cambiar su espacio de trabajo habitual, e incluso improvisar su oficina en casa al implementarse el modelo de teletrabajo.

Las personas trabajamos mejor cuando los estímulos de alrededor son los mínimos porque nuestro cerebro dedica menos tiempo a procesar estímulos nuevos y acostumbrarse a ellos.  Un espacio de trabajo nuevo, cambiante, con interrupciones o poco agradable, incita a las distracciones, al aumento de la fatiga y del estrés, influyendo en nuestro estado de ánimo y reduciendo así nuestra productividad.

Tomarnos un tiempo para observar nuestro espacio de trabajo, reducir el impacto de los estímulos y darle ese toque que lo haga especial, cómodo y agradable, hará que nuestro cerebro se relaje y nos sintamos mucho más motivados y disfrutemos de nuestro trabajo cada día.

ACCIONES PEQUEÑAS GENERAN GRANDES RESULTADOS

1

MINIMIZAR AL MÁXIMO RUIDOS E INTERRUPCIONES: reducir el contacto con el exterior, apagar o silenciar el teléfono móvil, elegir un espacio de trabajo lo más aislado y silencioso posible, nos permite generar un clima de calma y equilibrio que aumenta considerablemente nuestra concentración.

RESPETAR LOS DESCANSOS: sostener la atención de forma constante y sin descanso durante largos periodos de tiempo, aumenta la fatiga y afecta a nuestro estado de ánimo y nuestra motivación. Es muy común que no hagamos descansos hasta que realmente sentimos el cansancio. Si esperamos a este momento, es que ya hemos dejado de estar en equilibrio y ha comenzado a ser contraproducente. Aunque no sientas el cansancio es igualmente importante respetar los tiempos de descanso para equilibrar el cuerpo y la mente y no llevarlo al extremo. Salir a dar un paseo, respirar aire fresco y estirar nuestros músculos son excelentes opciones.

ILUMINACIÓN: es muy importante prestar atención a la iluminación de nuestro espacio de trabajo para reducir la fatiga visual y aumentar la concentración. Apuesta por la luz natural en la medida de lo posible y como complemento, la luz blanca es la más adecuada. Es importante disponer de una luz general que ilumine la estancia completa, así como una más específica para la zona de trabajo que utilizamos.

ORGANIZACIÓN: mantén tu espacio de trabajo ordenado y limpio. Apuesta por el minimalismo en la decoración y organización del escritorio, estanterías… Cuanto menor estímulo visual, más calma y equilibrio sentirás y más favoreces tu concentración evitando las distracciones.

Por último y si quieres poner el broche de oro a tu work space, lee este artículo donde te recomendamos las mejores plantas para decorar esta zona.

Ir arriba